miércoles, 21 de marzo de 2007

Un gran recuerdo

Llega el día 20 de marzo y toca volver a casa, pero antes tengo que hacer una visita muy especial. Mi amigo y compañero de trabajo fallecido esta navidad, César, a quien le dedico tantos artículos con la etiqueta C.T., se encuentra en Cárcer, un pueblecito cercano a Valencia. Su pareja se ofreció a llevarme antes de volver a casa, aunque yo no sabía muy bien porqué quería ir, pero necesitaba ir a verlo como le prometí hace un año cuando fui por primera vez en fallas y me ayudó a buscar alojamiento. En esa ocasión él estaba fuera y quedamos en que volvería y él mismo me enseñaría los mejores rincones de la ciudad, no se si yo he conseguido ver alguno, pero sí que he visto que Valencia es preciosa la mires por donde la mires, si vas por la zona más antigua tiene cosas hermosas de ver y si vas por zonas más nuevas también, de hecho me he traído para casa una colección de 200 fotos entre fallas y lugares que me han gustado.

De algún modo el hacerle esta visita ha sido como un encuentro y una despedida que yo necesitaba para poder seguir adelante, he sido fuerte, no he llorando cuando me he encontrado frente a él, pero sí me temblaba todo el cuerpo y me he estremecido a la vez que pensaba "se fuerte, no llores, aquí lo tienes, ya puedes despedirte de él". Aunque suene raro nos hemos hecho unas fotos junto a él su pareja y yo, así me lo ha ofrecido y yo encantada he posado junto a un precioso centro de rosas rojas que su pareja había llevado.

Durante los cuatro días que he estado en Valencia he sentido como si él hubiera estado ahí conmigo acompañándome por cada lugar que iba visitando con Carmen, no se, pero miraba a un lado y me parecía verlo, volvía a mirar y veía que no era él, quizá quien me lea no lo entienda, pero yo me entiendo cuando escribo estas cosas, las pienso o me parece verlas.

Tengo un ángel que me cuida desde hace años (Carmen lo sabe bien), y ahora tengo otro ángel que me guía para descubrir esos paraísos de los que tanto me hablaba César.

Ahora me siento mejor. César, como te prometí he ido a verte y he disfrutado de Valencia y su fiesta. Espero volver pronto a hacerte otra visita y ver más rincones de esa ciudad que me ha enamorado. Y por supuesto volveré el año próximo para las fallas, sobre todo ahora que más o menos se por donde moverme.

Hoy hace tres meses que te fuiste y cada día te extraño más, pero se que hay que seguir adelante y quien mejor me está ayudando es tu pareja, a quien estoy cogiendo mucho cariño, muchísimas GRACIAS por todo.

5 comentarios:

lein dijo...

Es de encerrar todo en un cuadro, si fue especial para ti, seguro lo era y muchisimo, los especiales somos pocos :), juntos, almenos en donde esta su cuerpo, porque seguro él esta junto a ti siempre, un besote, me da gusto que todo haya sido genial, por cierto, ujummm el cafe lo pone en su blog señorita! cuando nos lo tomemos!!

Olivia dijo...

Cuando vengas y tomemos ese café ten por seguro que en este blog se hablará sobre tu visita y esa cita pendiente que tenemos tú y yo. Además, el café es lo de menos, lo grande será el encuentro entre mi amigo lein de Perú y yo!!

Muchas gracias por los ánimos que siempre me das, aunque no lo creas me ayudas tú más a mi que yo a ti en todo :)

Y sí, César está conmigo siempre, fue y es alguien especial para mi. Él vive en mis recuerdos como aquella canción que ya publiqué por aquí hace un tiempo :)

Besos

John dijo...

:) Un fuerte abrazo

Owl dijo...

cuantas paellas te has zampado? :P

Olivia dijo...

John, :) gracias.

owl, solo comí paella 3 días de los cuatro que estuve, tenía que aprovechar!! :P